El Hospital Militar: ¿Nueva Sede del Festival Nacional de Teatro?

VENEZULA-CHAVEZ-RETURNS-HOME

Hoy comienza el Festival Nacional de Teatro de Caracas que reunirá a más de 150 compañías de teatro de todo el país hasta el 10 de marzo, fecha en la que casualmente se cumplen dos meses desde que mi comandante presidente “continuara” su mandato gracias al visto bueno de Luisa Estella, una de las muppets más consentidas del gobierno bolivariano.

En vista de esto y sabiendo cuánto le gusta a mi comandante montar un teatro como el que actualmente tienen montado en el Hospital Militar,  me tomé la libertad de hablar con los organizadores del festival para ver si utilizaban este recinto del pueblo (hasta el piso 2 porque el resto, la parte bonita, es para militares indulgentes) como una sede más del evento. Pero eso sí, con obras exclusivas que en sus tramas reflejaran la situación del país tras la llegada, por sus propios medios y caminando, de Hugo Chávez a Venezuela.

A 6,30 la Cuba Libre:  Una versión actualizada de la aclamada obra de teatro que todavía se queda corta porque a 6,30 no consigues ni medio café en una panadería. Cinco empleados se reúnen en un bar y tras el anuncio de la devaluación (o la optimización como prefiere llamarlo Giordani) deciden prostituir sus cuerpos, pero en dólares libres, a ver si así pueden pagar un televisor pantalla plana que antes costaba la mitad.

El Comandante Sí Tiene Quien Le Escriba:  Y no sólo sus tuits sino que también tiene quien le firme, quien le lea la mente, quien le ponga palabras en su boca y también quien le desobedezca sus instrucciones si ya no le convienen a los intereses de la nación, la que se ve desde Cayo Hueso, por supuesto.

Otelo: Una gran tragedia de Shakespeare adaptada a nuestra realidad. Miles de dueños de empresas, estacionamientos, haciendas, centros comerciales, terrenos, hoteles y medios de comunicación son víctimas de fiscales y guardias nacionales quienes, acompañados por gente del pueblo que casualmente pasaba por ahí, los amenazan diciéndoles cosas como: “O me das el terreno Otelo quito”, “O me metes estos damnificados ahí Otelo expropio”, “O dices que en este país no está pasando nada Otelo cierro”.

Esperando Algodón:  En esta versión tropicalizada del gran clásico “Esperando a Godot”, una muchedumbre espera algodón por asistir “espontáneamente” a una concentración, un grupo de magistrados espera algodón por cumplir instrucciones, cientos de militares esperan algodón por hacerse los locos, decenas de periodistas esperan en Fuerte Tiuna a ver si alguien suelta algodón sobre la salud del presidente y a los pacientes que realmente están esperando algodón, el de verdad, los mandan a la farmacia porque en ese hospital no hay.

¿Quiénes son felices en el mar de la felicidad?

Hugo te ha enviado una foto en la que muchos quisieran aparecer…

 

Y NO DEJES DE VER…

Reina del colegio por tercera vez

Las comunas de mi mami

La Casa de Interés Social de la Barbie

El Trapo Rojo: El Oscar de la Revolución Bonita

Reina del colegio por tercera vez

Ayer me eligieron reina del colegio por tercera vez consecutiva. Fue una emoción muy grande pero la verdad es que más grande fue todo el operativo que tuve que montar para ganar. Y les digo algo: esto no es un esfuerzo de tres o seis meses. No, que va, desde hace muchísimo tiempo estoy abonando el terreno regalándole a muchos niños del colegio útiles, uniformes, juegos y hasta meriendas que a veces se pudren porque compro demás (pero bueno, eso no importa porque mi papi no me pide recibos).  También tengo muchos compañeritos (o camaraditas como me gusta decirles) a los que les he pagado bastante plata a cambio no sólo de su lealtad sino de que rieguen por todos lados que yo soy muy chévere y que sin mí se les acabarán todas esas cositas gratis que reciben todos los días.

Otra cosa que hice fue empapelar el colegio con mi foto. Gracias a Dios (es decir, Chávez)  mi papi tiene mucho real y me pagó todos los afiches y calcomanías que usé para dar la sensación de que yo era la candidata más fuerte en la contienda. Luego le pagué a uno de mis mejores amiguitos para que pegara en las carteleras encuestas dándome ganadora por más de 10 puntos y para que le informara a los profesores que mi victoria era segura según sus números. De esa forma, cuando ganara por ese mismo margen, no habría dudas ni de mi triunfo ni de la reputación de mi amiguito cuya credibilidad ahora será indiscutible para las elecciones de semaneros dentro de tres meses.

También repartí muchos caramelos y barajitas gratis para que en los mítines del recreo vinieran niños hasta de otros colegios y poder así medio competir con la cantidad de compañeritos que atraía mi competidora de manera espontánea. Además, en los últimos meses regalé pupitres nuevecitos y les prometí a muchos niños y niñas que si me elegían también tendrían el suyo. Para completar, en los salones interrumpía las clases a cualquier hora para hablar de mis logros como reina candidata pero creo que lo más importante fue asegurarme que todo el proceso de votación lo controlara yo. Bueno, yo no. Alguien que estaba a mi favor. Entre otras cosas eso me sirvió para que el día de la elección agregara captahuellas dentro de las mesas de votación. Antes estaban afuera pero ahora me cercioré de que estuvieran conectadas a las máquinas para crear la sensación de que yo sabría por quién votaría cada uno de ellos. Y si me enteraba, se quedarían sin nada.

¿Y adivinen? Gané. Sí, a pesar de que al principio todo apuntaba a que la ganadora sería mi contendiente, al final de la tarde todo se revirtió y no sólo me eligieron a mí sino que la superé por el mismo margen que había vaticinado mi mejor amigo: 10 puntos. Qué casualidad ¿no? Sí, estoy muy feliz por esta nueva oportunidad de hacer lo que me da la gana y no me importa que muchos no se expliquen mi triunfo. Lo importante es que  soy reina por tercera vez y seguiré siéndolo a pesar de que sólo haya cuatro gatos celebrando y hoy el colegio parezca un cementerio…

@CapericitaRR

Y NO DEJES DE VER…

Las comunas de mi mami

Episodio 7: Yo y El Gato Ilusionista

La Casa de Interés Social de la Barbie

El Trapo Rojo: El Oscar de la Revolución Bonita

Imagen

La Historieta Oficial de… Diosdado Cabello

Y NO DEJES DE LEER…

Las comunas de mi mami

¿A dónde viajar después del 7 de Octubre?

La Casa de Interés Social de la Barbie

El Trapo Rojo: El Oscar de la Revolución Bonita

Las comunas de mi mami

Uno de los objetivos de mi Comandante Presidente, que aspira a seguir siéndolo en los próximos 6 años así ya no pase ni por la puerta del garaje de Miraflores, es terminar de instaurar de una vez por todas el socialismo y para ello tiene planeado crear miles y miles de comunas para sustituir alcaldías y gobernaciones. Ahora bien, no entiendo por qué los majunches se alarman tanto si, por ejemplo, mi mami ya tiene casi 14 años en comunas y no le ha ido tan mal.

Me cuenta que primero fue COMUNA INGENUA por allá por 1998. Mi comandante ofreció acabar con la corrupción, eliminar la pobreza, aplicar justicia y recobrar la prosperidad. El único detalle es que se refería al planeta, no a Venezuela. Pero ni ella ni nadie sabía eso y él se hizo presidente de millones y millones de venezolanos y de millones y millones de dólares que venían en camino. Después estuvo COMUNA SANTA apoyando todo lo que se le ocurría a mi comandante, desde el cambio de nombre del país hasta la creación de una constitución que en varios aspectos era sospechosamente parecida a la cubana y que se aprobó en diciembre de 1999 a pesar de que murieron más de 15.000 personas en la tragedia de Vargas, un precio un poco alto para una Carta Magna, creo yo. Pero como dice mi amado presidente, el show debe continuar y continuó. Entonces mi mami se puso COMUNA LOCA cuando conoció a mi papi que era soldado, se casaron y se fueron a vivir a Plan de Manzano. Pasó la intentona golpista, la limpieza de las Fuerzas Armadas, la toma de PDVSA, las elecciones donde la asamblea se tiñó completamente de rojo y pasó también que mi mami se embarazó para tenerme a mí. Y como seguían pelando ella se puso COMUNA BICHA y le dijo a mi papi que o conseguía dinero o ella se iba con su muchachita para otro lado. Mi papi entonces se enchufó como pudo con ministros, gobernadores, generales y coroneles que a su vez estaban enchufados en cuanto guiso había y fue cuando comenzó a llegar la prosperidad no a Venezuela pero sí a mi casa. Fue entonces cuando mi mami se puso COMUNA DIOSA y decidimos mudarnos a La Lagunita. compramos carros, camionetotas, viajamos al Imperio para conocer al enemigo de cerca al punto que ya nos lo conocemos de arriba a abajo, compramos todo lo que fuese de marca para que nadie tuviese dudas de nuestra nueva posición social, en fin, vivimos lo más bonito de esta revolución. Hasta que apareció Capriles.

Ahí mi mami se puso COMUNA ZAFIA y desde entonces se la pasa arrancando afiches de la oposición golpista recalcitrante, alquila autobuses para llevar gente prepagada a los mítines de mi comandante y no para de hablar con gente del gobierno que ya huele lo que les viene, por lo que ya está comprando pasajes en caso de que tenga que salir COMUNA BALA del país cuando la gente por fin consiga un camino que obviamente no es el suyo ni el de mi papi ni el mío por supuesto. Y ojalá que haya escogido algún destino poco conocido porque con tantos venezolanos que se han ido demasiado seguramente tendremos que vivir escondidos COMUNAS RATAS  para evitar que nos reconozcan y nos quiten lo que tanto chanchullo nos costó…

@CaperucitaRR

OTROS ARTÍCULOS:

¿A dónde viajar después del 7 de Octubre?

La Universidad de La Planta

La Casa de Interés Social de la Barbie

El Trapo Rojo: El Oscar de la Revolución Bonita