La Casa de Interés Social de la Barbie*

Hace poco me trajeron la Casa de la Barbie. Bueno, no exactamente. Es una versión fabricada por la Gran Misión Vivienda que se llama la Casa de Interés Social de la Barbie*. Y viene con ese asterisco porque por fuera luce igualita… hasta que agarras la lupa y lees las letras chiquitas:

*  Esta casa no incluye planta eléctrica. Si se va la luz, use velas o mejor aún un velón con la imagen de la Virgen para que le rece a ver si vuelve • El servicio de agua también falla. Si quiere servicio de agua continuo lo más recomendable es que se use el camioncito cisterna de la Barbie (no incluido) • La casa trae todas las instalaciones de luz pero es posible que con el apuro de llegar a la meta de viviendas fabricadas, las tuberías de electricidad se hayan mezclado con las de agua y termine su muñeca electrocutada cuando salga agua por los enchufes • La casa tampoco incluye empleo formal. Si ha estado pasando hambre, ahora va a seguir pasando hambre pero con casa • Esta casa tampoco incluye seguridad. Sí, ahora tiene un techo propio pero si llega con vida a él es asunto suyo. Para que su muñeca camine tranquila por la zona o para que no la asalten en la camionetica, le recomendamos hacer como los diputados de la Asamblea Nacional y buscar el guardaespaldas de la Barbie (tampoco está incluido) • La casa tampoco tiene vidrios blindados por lo que es importante que sus muñecas caminen agachadas dentro de la casa para que no sean víctimas de alguna bala perdida del Bobby, el Duende, Yosi o los demás Ken malandros de la zona • La casa tampoco incluye servicios de salud. Si su Barbie se enferma, recomendamos tener a mano al médico de cabecera de la Barbie (no incluido) o de lo contrario tendrá que llevarla a un módulo de Barrio Adentro de los que no pisa ningún ministro, diputado o militar de este gobierno a menos que haya cámaras de televisión presentes • Ahora sí, disfrute de su casa pero no olvide leer el certificado que se incluye en la caja.

Y bueno, el certificado dice que no la puedes vender, alquilar y que si le sobran cuartos debo alojar a las Barbies de mis amiguitas. Es decir, la Casa de Interés Social de la Barbie te la regalan pero al final no es tuya sino del gobierno. Y yo no sé las demás, pero así yo no juego.

Ya que estás aquí, no te pierdas  mi nueva aventura: Yo y El Gato Ilusionista