Las comunas de mi mami

Uno de los objetivos de mi Comandante Presidente, que aspira a seguir siéndolo en los próximos 6 años así ya no pase ni por la puerta del garaje de Miraflores, es terminar de instaurar de una vez por todas el socialismo y para ello tiene planeado crear miles y miles de comunas para sustituir alcaldías y gobernaciones. Ahora bien, no entiendo por qué los majunches se alarman tanto si, por ejemplo, mi mami ya tiene casi 14 años en comunas y no le ha ido tan mal.

Me cuenta que primero fue COMUNA INGENUA por allá por 1998. Mi comandante ofreció acabar con la corrupción, eliminar la pobreza, aplicar justicia y recobrar la prosperidad. El único detalle es que se refería al planeta, no a Venezuela. Pero ni ella ni nadie sabía eso y él se hizo presidente de millones y millones de venezolanos y de millones y millones de dólares que venían en camino. Después estuvo COMUNA SANTA apoyando todo lo que se le ocurría a mi comandante, desde el cambio de nombre del país hasta la creación de una constitución que en varios aspectos era sospechosamente parecida a la cubana y que se aprobó en diciembre de 1999 a pesar de que murieron más de 15.000 personas en la tragedia de Vargas, un precio un poco alto para una Carta Magna, creo yo. Pero como dice mi amado presidente, el show debe continuar y continuó. Entonces mi mami se puso COMUNA LOCA cuando conoció a mi papi que era soldado, se casaron y se fueron a vivir a Plan de Manzano. Pasó la intentona golpista, la limpieza de las Fuerzas Armadas, la toma de PDVSA, las elecciones donde la asamblea se tiñó completamente de rojo y pasó también que mi mami se embarazó para tenerme a mí. Y como seguían pelando ella se puso COMUNA BICHA y le dijo a mi papi que o conseguía dinero o ella se iba con su muchachita para otro lado. Mi papi entonces se enchufó como pudo con ministros, gobernadores, generales y coroneles que a su vez estaban enchufados en cuanto guiso había y fue cuando comenzó a llegar la prosperidad no a Venezuela pero sí a mi casa. Fue entonces cuando mi mami se puso COMUNA DIOSA y decidimos mudarnos a La Lagunita. compramos carros, camionetotas, viajamos al Imperio para conocer al enemigo de cerca al punto que ya nos lo conocemos de arriba a abajo, compramos todo lo que fuese de marca para que nadie tuviese dudas de nuestra nueva posición social, en fin, vivimos lo más bonito de esta revolución. Hasta que apareció Capriles.

Ahí mi mami se puso COMUNA ZAFIA y desde entonces se la pasa arrancando afiches de la oposición golpista recalcitrante, alquila autobuses para llevar gente prepagada a los mítines de mi comandante y no para de hablar con gente del gobierno que ya huele lo que les viene, por lo que ya está comprando pasajes en caso de que tenga que salir COMUNA BALA del país cuando la gente por fin consiga un camino que obviamente no es el suyo ni el de mi papi ni el mío por supuesto. Y ojalá que haya escogido algún destino poco conocido porque con tantos venezolanos que se han ido demasiado seguramente tendremos que vivir escondidos COMUNAS RATAS  para evitar que nos reconozcan y nos quiten lo que tanto chanchullo nos costó…

@CaperucitaRR

OTROS ARTÍCULOS:

¿A dónde viajar después del 7 de Octubre?

La Universidad de La Planta

La Casa de Interés Social de la Barbie

El Trapo Rojo: El Oscar de la Revolución Bonita