Lo que enterraría con Chávez

74701720130208211621

Ahora que existe la posibilidad de que mi comandante presidente reciba cristiana sepultura, hay muchas cosas que quisiera enterrar junto con él (puede ser en una urna aparte) para que se lleve lo malo y nos deje sólo con lo bueno que hizo mientras vivió y mandó como quiso:

Enterraría al Socialismo del Siglo XXI que pretende seguir transportándonos, ahora con Maduro al volante, hasta el Siglo XIX con políticas económicas que sólo hacen próspera a Cuba y que, de paso, sacan a flote lo peor del venezolano: el clientelismo, el absentismo, la comodidad, el populismo, el segregacionismo, el facilismo, el militarismo, el “chanchullismo” y últimamente hasta el machismo, algo que no se explica de un gobierno en el que a diario se botan más plumas que en una guerra de almohadas.

Enterraría la anarquía que ha crecido a la par de las paredes rayadas de Caracas. Por incapacidad de hacer cumplir las leyes, hoy más que nunca vivimos al revés: los invasores mandan sobre los propietarios, los motorizados mandan sobre los fiscales, los pranes mandan sobre la Guardia Nacional, los colectivos mandan sobre los policías y Luisa Estella manda sobre la Constitución.

Enterraría los insultos de mi comandante, no para que no los oigamos nosotros sino para que no los repita Maduro. Porque a pesar de que eran ofensivos y provocadores, al menos a Chávez les salían del alma, no de un teleprompter.

Sepultaría de una vez por todas la idea de que en Venezuela los pobres son pobres por culpa de los ricos. En este país donde entran millones y millones de dólares los pobres son pobres principalmente por culpa de la corrupción. En lugar de usar ese dinero para educar, tener hospitales de primer mundo, brindar seguridad, empleo y para sacar a tanta gente de la miseria y la ignorancia, se usa para comprar lealtades de gobiernos extranjeros y financiar la fidelidad de funcionarios, jueces, militares y empresarios que ocupan lujosas mansiones de la Gran Misión Country Club o la Gran Misión La Lagunita.

Enterraría también los 20 planes de seguridad del gobierno junto con los 20 más que prometen implantar porque la verdad es que nos siguen robando y matando igualito. Es como si intentaran acabar con una plaga de mosquitos echándoles Baygon una vez al mes. Con razón se arrechan los taxistas.

A La Hojilla también la enterraría pero sin Mario Silva. A él no lo enterraría. A él más bien lo desterraría para que termine en un lugar bien lejano y con muchas, muchísimas cucarachas para que al menos se sienta acompañado y como en familia.

Finalmente enterraría el alto costo de la vida, aunque a decir verdad, aquí la vida no cuesta nada. A menos que seas presidente. Entonces tu funeral valdrá más que los 500 funerales que hay al mes por culpa de la violencia desbordada. Y tendrá aun más valor si desde el más allá tienes el poder de elegir hasta a un Papa. No es por nada pero si Nicolás sigue abriendo la boca para decir cosas así Justin Timberlake se va a ver obligado a hacer muy pronto otro videíto para Saturday Night Live.

@CaperucitaRR