Dos loros por una guacamaya.

loros
Hasta hace poco en el colegio teníamos una guacamaya. Todos los años la elegían como la mascota oficial entre varios animalitos que, la verdad sea dicha, no tenian mucha opción frente a ella, no tanto porque fuese mejor sino porque su dueña es la directora. Y ella es la que cuenta los votos. En fin, el asunto es que de un día para otro la guacamaya desapareció de su jaula y nos dijeron que era porque estaba enferma. En principio yo suspiré de alivio porque la verdad es que detestaba a ese bendito animal. Se la pasaba todo el día gritando, no dejaba hablar a nadie, agredía a los niños que no la querían y más de uno fue expulsado del colegio por su culpa.

Pero como siempre se puede estar peor, pusieron en su lugar a dos loros. Sí, también son de la directora y por lo visto vienen con las mismas mañas. El problema es que en la jaula todavía dice “Mascota del Año” y ellos como que se están creyendo el título. Tanto así que copian todo lo que ella hacía pero al ser dos, es como si la imitaran en estéreo. Insultan por partida doble a quienes los ven con desprecio, gritan “Yo soy la guacamaya”, “Yo soy la guacamaya”, “Todos somos la guacamaya” y como buenos loros que son, repiten las mismas palabras de la guacamaya que ya de por sí repetía las de la directora.

Y la verdad es que muchos de los alumnos que querían a la bendita ave se están molestando con los loros. Y no es para menos. Están en esa jaula sólo porque la directora los puso ahí. Nadie los eligió mascotas del año, están haciendo desastres con la comida y ya nadie está en paz. Y aunque de día ambos loros se ven muy unidos, dicen que cuando los tapan de noche las peleas se escuchan a tres cuadras del colegio.

Yo no sé, la directora asegura que la guacamaya se está recuperando pero no muestra ni una pluma. Y por supuesto, hay rumores por todos los pasillos y salones: que si la guacamaya se murió, que está viva pero que ya no puede hablar ni cantar o que si la tienen disecada en un museo desde hace días. Lo cierto es que, por más que no la pueda ver ni en pintura, prefiero a la guacamaya original que a este par de loros que no llegan ni a suplentes.

@CaperucitaRR